Allegion

SimonsVoss, socio tecnológico de
“Dalí: La exposición” de Berlín.

 

La tecnología de vanguardia y el arte se dan la mano.

Relojes que parecen derretirse, jirafas en llamas, su musa Gala, el legendario bigote puntiagudo y la apariencia extravagante: rasgos distintivos inconfundibles de uno de los artistas incomparables que ha creado historia con su obra y su persona. Hablamos sin duda de Salvador Dalí, el máximo representante del surrealismo y uno de los maestros más geniales de nuestra era. Desde comienzos de 2009, una exposición permanente en la vibrante plaza Potsdamer Platz de Berlín alberga obras únicas de Dalí. “Dalí: la exposición” ofrece, con más de 400 objetos, una perspectiva muy amplia del virtuosismo de Dalí en prácticamente todas las técnicas del arte. El sistema digital de control de acceso y cierre de SimonsVoss garantiza la máxima protección para el museo.

Con una gran inauguración, a la que acudieron numerosos invitados de prestigio, en febrero de 2009 abrió sus puertas la nueva atracción cultural “Dalí: la exposición“. En más de 1.400 metros cuadrados situados en el mismo corazón de Berlín y en un ambiente exclusivo, se exponen más de 450 piezas de Salvador Dalí, algunas de ellas mostradas al público por primera vez, entre las que se incluyen dibujos, libros ilustrados, gráficos, objetos y esculturas así como explicaciones, textos y secuencias de vídeo de la extravagante vida y obra del maestro.

_

La seguridad ante todo.

No es necesario recalcar que es necesaria una seguridad de acero para proteger estos tesoros del arte. Entre los elementos básicos de cualquier sistema de seguridad de un museo no pueden faltar las ventanas antirrobo, la vigilancia por vídeo, los detectores de movimiento, las rejas y, por supuesto, unos controles de cierre y acceso fiables. “Lógicamente eso era para nosotros un aspecto primordial”, resalta Carsten Kollmeier, creador de la idea y responsable de la exposición. “Ya estaba claro durante el diseño del edificio: necesitábamos un sistema de cierre que funcionase a la perfección y que respondiese a los requisitos más exigentes. Por ejemplo, nuestra compañía aseguradora nos exigía que la instalación de aviso contra intrusión estuviera conectada con un sistema de cierre comprobado por la asociación de aseguradoras de Alemania, la VdS”.

Además de una seguridad máxima, eran importantes otros aspectos, como la compatibilidad, flexibilidad, manejabilidad y aspecto elegante. Sin embargo, la búsqueda del perfecto socio tecnológico terminó pronto. Según explica Kollmeier: “Nosotros lo tuvimos muy claro: SimonsVoss. La empresa es sinónimo de vanguardia, igual que nuestro museo. Tiene una reputación impecable entre todos los proveedores y empresas de seguridad, incluso nuestra compañía de seguros nos la recomendó encarecidamente”. Aunque no sólo se consideró que tuviera una reputación excelente, sino también otros argumentos de peso. Tras una entrevista en persona y después de examinar las opciones durante la feria de seguridad de otoño de 2008, la colaboración con SimonsVoss estaba decidida: “Todo funcionó a la perfección, hasta el trato abierto y amable”.

_

Bienvenidos a un mundo sin llaves.

Gracias a su tecnología digital, SimonsVoss, con sede en Unterföhring cerca de Munich, ha revolucionado el sector de la seguridad: Lo que comenzó en 1995 con la idea de un transpondedor activo en lugar de la llave convencional y que luego avanzó con la introducción de una instalación de cierre inalámbrica que funcionaba por radiofrecuencia, se ha impuesto también en el ámbito internacional. Hoy en día, SimonsVoss es líder tecnológico en sistemas de control de acceso y cierre. El salto tuvo lugar en la región alemana de Baviera en 1998 con el primer cilindro de cierre digital inalámbrico del mundo, que se activaba con un transpondedor digital. Un único transpondedor permite activar hasta 304.000 puertas, portones, ascensores, tornos, garajes e incluso cajones de escritorio. A Kollmeier le entusiasmó inmediatamente la idea: “Una herramienta única, con la que se puede abrir todo; simplemente genial”.

_

Todo en uno.

El Sistema 3060, certificado por la asociación de aseguradoras de Alemania (VdS), reúne controles de acceso, control de tiempo, gestión y monitorización en una misma solución. Mediante los componentes de cerradura de bloqueo de SimonsVoss es incluso posible activar el sistema de alarma sin ninguna complicación. Justo lo que el exigente cliente berlinés necesitaba. “Eso era exactamente lo que buscábamos y necesitábamos”, afirma Carsten Kollmeier. “Significa un enorme plus en seguridad. Si se activa una alarma antiintrusión, se envía de inmediato una señal a la policía o a los bomberos”. Las personas autorizadas pueden activar o desactivar el sistema de alarma con su transpondedor mediante la función de cerradura de bloqueo. Tan pronto como se activa, las puertas de seguridad se bloquean y no se pueden abrir por error. ¿Tediosas y caras falsas alarmas? Ni hablar. “Además es fantástico”, afirma Kollmeier, “sobre todo que, a pesar del bloqueo, las puertas se puedan abrir en caso de emergencia, como por ejemplo en un incendio”.

Porque no sólo había que pensar en los robos, sino también en la seguridad y la comodidad de los visitantes. Según afirma Kollmeier: “Por ejemplo, para evitar el pánico en casos de incendio, era necesario un control seguro de las puertas antiincendios. Y las personas con dificultades de movimiento deben poder contemplar sin obstáculos todas las piezas de la exposición”. En ambos casos, entra en juego otra de las innovaciones de SimonsVoss: el SmartRelais digital, una especie de conmutador de apertura electrónico. Mediante el SmartRelais se pueden abrir y accionar puertas automáticas o giratorias, puertas correderas, barreras e incluso ascensores en un instante.
_

Fácil de usar.

Como central de mando de todos los componentes digitales de SimonsVoss se utiliza el software modular Locking System Management: “Con él”, comenta Kollmeier, “se realizan rápidamente todas las tareas y los cambios necesarios de forma centralizada desde el ordenador. Además esto garantiza que el sistema de alarma y el de cierre se gestionen con una única solución; esto nos convenció no sólo a nosotros sino también a nuestra compañía de seguros”.
En un instante, se crea el plan de cierre del museo en el ordenador con el ratón y se asignan derechos de acceso individuales a cada usuario poniendo unas cuantas cruces en la matriz de usuarios. “Y si se pierde un transpondedor, simplemente se bloquea en el sistema”, añade el director del museo. Aunque dependiendo de las necesidades individuales se pueden modificar en un momento no sólo derechos de acceso sino también los niveles de seguridad: “Las zonas de seguridad o las de almacenamiento están prohibidas para algunos usuarios pero no para otros. El hecho de que todo se pueda gestionar en línea es fantástico”. Y además de todo eso, los cilindros digitales disponen de control de zonas horarias y protocolización. “Así, en caso necesario, se puede saber con exactitud, si se ha producido un acceso y cuándo”.

SimonsVoss también impresionó al director del museo en otro aspecto: la instalación del sistema digital se realizó en un tiempo extremadamente breve porque no fue necesario cablear las puertas ni realizar ninguna obra. Según explica Kollmeier: “A pesar de que el ancho de las puertas hizo más difícil el montaje, la instalación en el museo sólo duró dos días. Y además sin ruidos ni suciedad, el sueño de cualquier cliente”.

_

Sistemas de vanguardia.

Tal como afirma Kollmeier, incluso el aspecto físico de la tecnología digital es elegante: “El sistema de SimonsVoss armoniza perfectamente con nuestra extravagante exposición museística. Ofrece la máxima protección y se integra sin problemas gracias a su diseño vanguardista de formas elegantes y al mismo tiempo muy discretamente en este ambiente tan moderno”. No hay objeciones y el director del museo es pura alabanza: “SimonsVoss ha resuelto todas nuestras exigencias de una forma magistral. Estamos totalmente satisfechos con la colaboración y esperamos poder continuar esta excelente relación. La tecnología de vanguardia y el arte se dan la mano; en nuestro caso en una simbiosis perfecta”. Seguro que a Dalí también le hubiera gustado.

“Necesitábamos un sistema de cierre que funcionase a la perfección, que respondiese a los requisitos más exigentes. Nuestros gustos son muy sencillos: nos gusta simplemente lo mejor. Y por eso para nosotros sólo era posible una opción: SimonsVoss: Todas nuestras necesidades se resolvieron de forma magistral. Estamos totalmente satisfechos con la colaboración y esperamos poder continuar esta excelente relación.”

Carsten Kollmeier, iniciador y director de la exposición Dalí de Berlín

Reto:

  • Instalación de un sistema digital de control de acceso y cierre nuevo para 7 zonas de edificios y aprox. 10 empleados
  • Administración central
  • Cambios a corto plazo de los derechos de acceso
  • Sistema probado por la VdS con posibilidad de conexión a sistemas de alarma

Solución:

  • Sistema de cierre digital inalámbrico
  • Gestión de acceso central desde un ordenador con interfaz gráfica, programación actualizable y asignación de derechos de acceso por radio
  • Sistema certificado por la VdS con la Clase B
  • Función de cerradura de bloqueo para la integración de sistemas de alarma

Allegion